Gobierno del Estado de Yucatán
Inicio » Yucatán » Haciendas »
Yunkú
Municipio: Sacalum

Rústica hacienda del siglo XVII asentada sobre la cima de una colina teniendo una vista panorámica del agradable pueblo. La Hacienda Yunkú era en antaño una estación de ganado y después una plantación de henequén o planta de sisal.

Esta rodeada de árboles y vegetación de la zona y algunas plantas exóticas.

Tiene un cenote caverna del cual se riegan las plantas por medio de un sistema de acueductos de la época. El primer propietario de Santo Domingo, se registra bajo la sociedad integrada por los señores Enrique Muñoz Aristegui y Avelino Montes y el Banco Peninsular Mexicano.

En 1913 toma posesión del inmueble la sociedad denominada Negociación Agrícola S.A. integrada por Enrique Muñoz Aristegui y Avelino Montes. En 1928 se modifica la sociedad, con la salida de Muñoz Aristegui y la incorporación al grupo de Fernando Montes Molina.

En 1935, Avelino Montes se separa de la sociedad quedando integrada ésta por Fernando Montes y Negociación Agrícola S.A. En el año de 1943 Negociación Agrícola S.A. se separa de la sociedad, quedando como único dueño de la hacienda Fernando Montes Molina. En 1949, Avelino Montes Molina se hace propietario de la hacienda que conserva hasta la fecha.

La hacienda Santo Domingo surge originalmente en los albores del siglo XX.

Es uno de los pocos casos que intenta abandonar la arquitectura ecléctica dominante del porfiriato para adoptar la leve influencia de los conceptos modernos de la nueva arquitectura.

El conjunto arquitectónico central de la hacienda está compuesto por tres edificios: la casa principal, la casa de máquinas y la casa del administrador, organizados en torno a una plaza que funciona como espacio articulador y distribuidor de los mismos.

Estos edificios fueron construidos entre 1905 y 1908. Los volúmenes de la casa son marcadamente horizontales.

No obstante, se combina en la casa principal un vocabulario arquitectónico con base en esbeltas columnas, soportando arcos de medio punto acentuados con un realce perimetral a manera de espaldaña de reminiscencia colonial, ubicada sobre el eje del arco central de acceso.

La casa de máquinas presenta una variante del tipo uno, en donde el volumen principal alineado a la plaza de la hacienda, contiene los espacios de sistema de fuerza, la prensa y la bodega de pacas.

El tren de raspa se ubica en un segundo volumen hacia atrás paralelo al anterior, que sobresale únicamente por su mayor altura.

La plataforma que transporta las pencas para el desfibrado, atraviesa perpendicularmente el primer volumen para depositarlas en un pórtico anexo al segundo volumen.

Esta solución pudo obedecer a la necesidad de aislar la plaza principal del ruido que producen las máquinas desfibradoras.

Sus elementos arquitectónicos son muy simples: una cornisa como remate superior y un elemento en forma de arco en un extremo, en donde se ubicaba la campana para llegar a los trabajadores.

Ubicación