Gobierno del Estado de Yucatán
Inicio » Yucatán »
Medio físico

Límites y litorales

El estado de Yucatán presenta la forma de un triángulo algo irregular, cuyos vértices corresponden, uno, a la boca del estero de Celestún (90°25’ longitud oeste) y otro a las Bocas de Conil (87°32’ longitud oeste) y el tercero al discutido punto Put (89° 14’ longitud oeste y 18°44’06" latitud norte), que se encuentra en la intersección de los límites con Campeche y Quintana Roo y ha sido objeto de disputas territoriales entre estas dos últimas entidades.

Yucatán también ejerce jurisdicción sobre el Islote de Cayo Arenas y el Arrecife de los Alacranes, situados en el Banco de Campeche. El Islote de Cayo Arenas tiene sensiblemente la forma de una herradura, con la concavidad hacia el oestenoroeste y es de coral, arena y piedras. Mide unos 700 metros de longitud por 250 de ancho. El Arrecife de los Alacranes se halla 65 millas al norte frente al puerto de Progreso y forma una especie de media luna con su convexidad al noreste. Su constitución es en gran parte madrepórica y se compone de 5 islas principales, que son las de Pérez, Desterrada, Pájaros, Cornezuelo y Oeste, siendo la primera la mayor, la cual mide unos 900 metros de largo por 300 de ancho.

Las costas de Yucatán se limitan al Golfo de México, que en realidad, son playas de bajo nivel sobre el mar constituidas por bancos de arena, submarinos o visibles, que dificultan la navegación marítima notablemente. El litoral que separa al territorio estatal comienza desde el municipio de Celestún y culmina en los límites orientales de Río Lagartos y Tizimín; con una longitud aproximada de 378 km.

Clima

Presenta dos variantes: cálido semiseco a lo largo del litoral y cálido subhúmedo, con lluvias en verano en el resto del estado. Tiene una temperatura media entre 25 y 35°C. El clima suele ser un poco más fresco en invierno.

Climas de Yucatán

Fisiografía

Todas las grandes penínsulas del mundo están vueltas hacia abajo, cual obedeciendo a una directriz de mutación sistemática, seguramente por el sentido que asumieron los grandes cataclismos geológicos al emerger los continentes de la tierra; sólo hay una, Yucatán, como excepción a la regla, cuyo apéndice geográfico está vuelto hacia arriba.

La Península de Yucatán se caracteriza por ser una gran plataforma de rocas calcáreas marinas que ha venido emergiendo de las aguas desde hace muchos millones de años, siendo su parte norte la más reciente.

Contrastando con la topografía plana de la Península, a 60 km. al sur de Mérida, la Sierra de Ticul es uno de los rasgos más notables. Corresponde a una delgada cadena de lomas bajas que se expone en 110 km. de longitud y con un rumbo de NW-SE y se extienden desde Maxcanú hasta Peto, Yucatán. Está compuesta por un conjunto de lomas, cuya altura varía de 50 a 100 m con respecto a la planicie y sólo en las cercanías de Tekax llega a tener elevaciones de 150 m.

Hidrología

En Yucatán no existen cuerpos acuíferos superficiales como ríos, arroyos o lagos, sin embargo debido a las características del subsuelo, la karstificación propicia el almacenamiento y el movimiento del agua subterránea a través de una red de cavidades interconectadas con fracturas, conductos de disolución, oquedades y cavernas localizadas a diferentes profundidades. Esta red de corrientes subterráneas se manifiestan a lo largo y ancho de la geografía estatal en forma de grutas y aguadas llamadas cenotes que son acuíferos subterráneos expuestos, formados por el hundimiento total o parcial de la bóveda calcárea. Estos cuerpos a nivel del manto freático están conectados con otros flujos laminares subterráneos no expuestos que forman un sistema donde sus niveles varían de 130 metros en el vértice del sur del Estado a dos a tres metros en el cordón litoral, donde se realiza la descarga natural del acuífero rumbo a Celestún, Dzilam de Bravo y San Felipe, que desembocan a manera de ríos y fluye hacia las lagunas costeras alimentando los esteros y lagunas costeras.

Fuente