Gobierno del Estado de Yucatán
Inicio » Yucatán » Haciendas »
Tanil
Municipio: Umán

La Hacienda está ubicada en la carretera a Umán, en el Km. 14 y cuenta con cuatro recámaras, bellamente amuebladas y recupera los rasgos de su arquitectura colonial entremezclada con la flora de la región, en un ambiente de tranquilidad, ideal para quienes buscan un sitio agradable de descanso en contacto directo con la naturaleza.

Tanil, -Lo bienvenido o bien amado- en lengua maya, es el nombre de esta añeja hacienda que como muchas otras de la época colonial, primero fue estancia ganadera y luego henequenera, durante el auge del cultivo del agave.

La hacienda se yergue aún majestuosa, siendo una de las primeras propiedades de los conquistadores españoles.

Aunque sus antiguos muros, ensombrecidos por el paso del tiempo, presentan un aspecto sombrío, la decoración del interior llena de agradables detalles acordes con el inmueble, hace de esta hacienda un lugar ideal para el recreo y la convivencia.

San Juan Bautista Tanil probablemente fue fundada a fines del siglo XVI o principios del XVII, al igual que otras haciendas cercanas a Mérida.

El dueño más antiguo que se conoce de Tanil fue Diego Solís Osorio, alcalde ordinario de Mérida en 1607 y 1620. Diego Solís fue hijo de Francisco de Solís, gobernador y capitán general de la Provincia de Yucatán. Diego, quien contrajo nupcias con la Sra. Catalina de Arellano y Montejo, fue nieto político de Francisco de Montejo -El adelantado- y de la Sra. Andrea de Castillo.

La poderosa familia Quijano fue propietaria de la hacienda en las postrimerías del siglo XVIII. La cabeza de esta rica familia fue Juan Esteban de Quijano y Dávila, quien en 1772 fue alcalde de la ciudad, al igual que otros de sus hijos en diversas épocas.

La entrada a Tanil, orientada al Norte, tiene como referencia imponente antigua chimenea. En el costado izquierdo se encuentra el destechado cuarto de máquinas, donde antiguamente estaba la desfibradora y se empacaba el henequén.

Jardines bien cuidados, numerosas y exuberantes plantas de ornato y amplia variedad de flores, complementadas con detalles como piletas de piedra, ruedas de carretas e incluso piedras con detalles prehispánicos, halladas en el terreno, forman parte del panorama de Tanil.

Se dice que el casco de la hacienda se levanta sobre un basamento maya precolombino que su primer propietario aprovechó para construir varias piezas, lo cual es evidente por los diferentes niveles que presenta en su interior y exterior.

Es posible que Tanil se haya erigido sobre construcciones prehispánicas ubicadas en el sitio, ya que varias bibliografías hacen referencia a hechos similares.

Ubicación