Gobierno del Estado de Yucatán
Inicio » Yucatán » Haciendas »
Santa Cruz
Municipio: Mérida

La hacienda Santa Cruz es un hotel boutique situado en medio de la reserva ecológica de Cuxtal, basado en la idea de la convivialidad, naturaleza y paz, en el que se cuida especialmente el confort y privacidad de los huéspedes.

Se ha puesto especial empeño en conservar el ambiente natural de la hacienda (presencia de numerosas clases de aves, lagartijas, y pequeños mamíferos). Se distingue de otras haciendas por el hecho de que los propietarios habitan en el lugar, lo que permite cuidar el confort de los huéspedes, y brindarles atención personalizada. Tranquilidad, lujo, convivialidad, naturaleza, tales son los motivaciones fundamentales que mueven la hacienda Santa Cruz.

La Hacienda Santa Cruz empieza su historia en 1640. En aquellos tiempos, era un monasterio de monjes franciscanos, los cuales vivían en la parte más antigua de la hacienda "la casa principal".

Más adelante funcionó como propiedad agrícola, una finca.

Cuando empezó el fuerte impulso de las henequeras, se transformó en Hacienda con el fin de cultivar y procesar el famoso "oro verde" de Yucatán: el henequén.

Continuó con su actividad henequera durante unos 20 años, después de los cuales, debido a la llegada de las fibras sintéticas inundando los mercados, sufrirá, como la mayoría de las haciendas de Yucatán, las perdidas de ventas por todo el mundo.

Hasta finales del siglo 20, regresó de nuevo a su actividad agrícola.

La parte más antigua de Santa Cruz (casa principal, casa de maquinas, capilla) estuvo en completa remodelación durante 2007 y 2008, con el fin de poder ofrecer a los clientes en busca de calidad hotelera máxima, el confort que se merecen.

Las 5 suites y 4 recámaras ubicadas en la casa principal están equipadas con aire acondicionado y ventiladores; ropa de cama, baños, y la mayoría de las instalaciones y equipamientos son totalmente nuevos. Los materiales seleccionados para la remodelación de los cuartos son todos de origen natural y orgánico (tierra de la región, esencias de árboles y pigmentos naturales).

Se tomó especial cuidado en el decorado de cada suite y cuarto, siendo cada uno diferente y único.

La casita (antiguamente casa de peones) fue remodelada siguiendo los mismos principios para transformarse en suite familiar.

La capillita franciscana, siendo una de las más antiguas construcciones, encontró una nueva vida al ser transformada en suite júnior. La iglesia de la hacienda, construida a mediados del siglo 20, sigue funcionando como capilla pero además, con la opción de recibir pequeños seminarios de 40 a 50 personas (equipada con video proyector). El área de recepción de clientes se encuentra en una parte de la casa de máquinas donde los clientes contarán con un espacio ’hot spot’ Internet.

Ubicado en la otra parte de la sala de máquinas, con un techo de gran altura, cuenta con espacio salón y bar. Esta sala comunica con una terraza exterior de un lado y con los jardines del otro lado.

Una primera piscina (tanque de 12 m x 6,50 m) esta situada en la parte privada de la hacienda exclusivamente para los huéspedes del hotel; cuenta con una amplia y confortable terraza sombreada.

Una segunda piscina (tanque de 11 m x11 m) se encuentra a la orilla de la Palapa.

Finalmente, la hacienda cuenta con el restaurante La Créole, para uso de los huéspedes del hotel, está instalado en una parte de la casa de máquinas, cuenta con comedor interior y terraza con capacidad para 40 personas. Abierto también al público con reservación anticipada.

http://www.haciendasantacruz.com

Ubicación