Gobierno del Estado de Yucatán
Inicio » Yucatán » Haciendas »
San Antonio Tehuitz
Municipio: Kanasín

La hacienda San Antonio Tehuitz pertenece al municipio de Kanasín, muy cercano a la ciudad de Mérida, en la carretera Mérida - Kanasín. En 1933 la hacienda fue afectada para dotar de ejidos al pueblo de Kanasín en obediencia a las leyes agrarias de la época.

De período colonia sabemos que esta propiedad fue solicitada en 1574 por Benito Durán para una estancia de ganado mayor y en 1600 Durán vendió al párroco Andrés Rodríguez. En 1845 se registra como una importante hacienda ganadero - maicera cercana a la ciudad de Mérida. Inicia su período henequenero en 1888, cuando el señor Higinio Castellanos introdujo el henequén en la hacienda, sin embargo se registra como dueño hasta 1901. En 1918 la hacienda pertenecía a Doña María Luisa Carrillo de Medina, año en que se fusionó con la finca de Santa Rita, formando a partir de entonces una sola propiedad.

En 1920 es propiedad de Dr. Alvaro Medina Avora, quien divide en 1923 la propiedad en 3 partes para sus descendientes quienes ceden en 1969 sus partes al señor José Medina Peniche quien en 1972, la dividió en tres: Tablaje señorita Rita, Tablaje Virginia y Finca San Antonio Tehuitz. Posteriormente ésta paso a ser propiedad de Banrural Peninsular.

El conjunto de la hacienda se organiza con edificios como la casa principal con su mirador, la casa de máquinas, la iglesia y el taller, todos ellos manteniendo el equilibrio de su escala y proporción en los edificios. Sin embargo los hitos como la chimenea, el mirador, el arco de acceso y el campanario de la iglesia dan a la hacienda la relevancia propia de una finca de gran importancia.

La construcción de la casa principal se remonta a la etapa anterior a la época henequenera, es notable en este caso la conservación del esquema típico de la casa de hacienda ganadero-maicera, cuya fachada se caracteriza por poseer un corredor porticado con una arcada impar de medio punto sobre una columnata de piedra labrada, dos cuerpos laterales resaltados -los cuartos cabeceros- predominantemente macizos que dan volumen a la fachada. Su escalera central de acceso y un remate en la parte superior complementan el conjunto de características de la casa que definen su tipo. La sobreposición de la hacienda henequenera lo evidencia el mirador que se le incorpora otorgándole la jerarquía que le corresponde a la casa principal en el conjunto de la finca.

El edificio de la casa de máquinas en San Antonio Tehuitz es uno de los casos que mantuvieron, formalmente, vínculos con la arquitectura colonial más que con la porfiriana. A pesar de la incorporación de materiales constructivos novedosos, el tratamiento dado a las arcadas en madera con un delicado trabajo artesanal así como el uso de una escala no monumental, lograron que este edificio de tipo industrial mantenga, en el contexto de esta hacienda, sus integración a un sitio de fuerte arraigo histórico-colonial.

Ubicación