Gobierno del Estado de Yucatán
Inicio » Yucatán » Haciendas »
San Antonio Cucul
Municipio: Mérida

Esta antigua y señorial hacienda enmarcada con un arco que da paso hacia su bella construcción arquitectónica de características históricas, se encuentra ubicada al norte de Mérida, en el km. 6 de la carretera a Progreso.

Se desconoce con exactitud su antigüedad; el primer documento encontrado data del año de 1690, pero según opinión de eruditos en la materia, su arquitectura es de una edad más avanzada.

Un documento fechado en 1783 nos revela el nombre del primero de sus dueños, Don Joseph Méndez. Se sabe también con certeza, el nombre del posterior propietario por hallarse esculpido en una piedra en el dintel de la puerta principal de su corredor sur. El documento pétreo dice textualmente "En junio de 1795, se concluyeron los corredores siendo dueño el Teniente Coronel Don Diego Acevedo.

Arquitectónicamente, se hallan en la casa principal de la hacienda elementos propios de una estancia diseñada para servir de residencia a sus propietarios. Rodeada de corredores, se aprecian épocas bien definidas en sus cuatro costados. La sección norte, de una tosquedad atractiva es la más original y antigua. Esta integrada por un oratorio, corredor con arcos moriscos y sección de corrales que acusan una antigüedad que alcanza probablemente el Siglo XVII. Se aprecia que los corredores sur, oriente y poniente se edificaron en 1795.

Aún se mantienen en pie dos torres de chimeneas, testigos de los siglos XIX y XX que recuerdan pretéritas actividades agrícolas de la finca. La tubular redonda del oriente recuerda la industria henequenera y la del poniente de diseño cuadrado pertenece a la azucarera. Cuenta incluso con una noria.

Las instalaciones de esta antigua hacienda están en óptimas condiciones y resguardan un patrimonio admirable que comprende objetos suntuarios, rústico mobiliario, sillas de madera dura con respaldo y asiento de piel, estatuillas mayas y objetos de uso cotidiano, como la impresionante batea que descansa en los gruesos pedestales de piedra.

Un pequeño acueducto al centro del primer jardín remarca la vital importancia del agua para la gente del lugar. Hay evidencia de siete pozos profundos, pequeños depósitos de piedra a diestra y siniestra y un cenote en el costado derecho de la casa.

En la década de los 70’s. El propietario Ing. Erik Rubio Ancona restauró la hacienda como hoy es posible apreciarla, muy bella tanto en su interior como en su exterior, acompañada de una interesante arquitectura, la cual es de fácil acceso para los visitantes.

http://www.sanantoniocucul.com

Ubicación