Gobierno del Estado de Yucatán
Inicio » Yucatán » Haciendas »
Petcanché
Municipio: Mérida

Petcanché está ubicada dentro de la ciudad, en el fraccionamiento las brisas entre las calles 35 y avenida 20. Aunque para penetrar, gozar y admirarnos de ese gran tesoro que aún conserva, es necesario solicitar la autorización de su propietario Sr. Omar Díaz , no pasamos por alto la mención de esta gran joya, que encierra tantos recuerdos y datos históricos.

No es posible apreciar desde el espacio urbano exterior la belleza de su arquitectura, pues esta hacienda, inmersa en la estructura urbana de la ciudad, se cierra al exterior y guarda en su contexto interno la arquitectura y ambiente propios de las casa habitación de la haciendas henequeneras.

Del conjunto hacendario se conserva la casa principal, a la cual se le han adosado nuevas construcciones, que se integran al estilo original. Estas nuevas edificaciones son usadas como oficinas, conservando la casa principal el mobiliario antiguo, que distingue los usos de comedor, cocina, recámara, baños y también se localiza integrada a la casa, la capilla de la hacienda.

Esta finca fue adquirida por compra que hace el Sr. Gregorio R. Cantón a la Sra. Ignacio Bozada, en diciembre de 1910. Al fallecer el Sr. Cantón, la propiedad pasa a su viuda, la Sra. Teofila Sierra, por resolución de fecha 29 de diciembre de 1920 y del juez tercero de lo Civil y de Hacienda.

En el año de 1932 es afectada la propiedad para dotar de ejidos al pueblo de Itzimná (hoy colonia) y en 1939 para ampliar el ejido de Chuburná. Conviene resaltar que durante el gobierno del Gral. Alvarado se expropia una parte de esta hacienda para formar la colonia "Jesús Carranza", pero luego de que la justicia Federal ampara al Sr. Cantón, el ayuntamiento de Mérida se ve obligado a pagarle a este señor el precio de la parte expropiada.

En julio de 1935, la Sra. Teófila Sierra traslada en propiedad de sus hijos Gregorio G. Cantón Sierra y Lilia G. Cantón Sierra de Troyo la finca al 50% para cada uno y conserva el usufructo vitalicio. Para entonces, la hacienda tenía una superficie de 448 Has., reducidas a las 24 Has., en que fueron afectadas sus tierra para dotar de ejidos a Itzimná (por cierto, esa superficie adjudicada a Itzimná fue expropiada en los años 80 para formar el fraccionamiento "Polígono Itzimná". Al año siguiente, en octubre de 1936 se fracciona en tres fincas distintas, a saber, "Petcanché" con la superficie mayor.

Luego del fallecimiento del Sr. Gregorio G. Cantón, el primero de marzo de 1948 se adjudica el 25% de la propiedad de la finca "Petcanché" a su viuda la Sra. Manuela Rodríguez y el 75% restante a su hermana, Lilia de Troyo, conservando el usufructo vitalicio la señora Teófila Sierra Viuda de Cantón.

En abril de 1956 la señora Manuel a Rodríguez viuda de Cantón vende su 25% de la propiedad a su cuñada Lilia de Troyo, por lo que esta se queda como única propietaria del dominio directo, pues el usufructo vitalicio lo siguió conservando la Sra. Teófila Sierra hasta su fallecimiento.

En agosto de 1960, la señora Lilia de Troyo vende la finca al niño de 9 años Rafael Gastón Omar Díaz Castellanos, representado por su padre el Sr. Omar G. Díaz y Díaz. En diciembre de 1962, la señora Esther Castellanos Zapata de Díaz compra a su hijo la propiedad.

En enero de 1978, la señora Castellano urbaniza la finca como predio 429 de la calle 18-A de la Col. Alemán y lo fracciona en 125 lotes, quedando en el interior del predio marcado con el número 424 de la calle 20 de la citada colonia, "casco" de la antigua hacienda.

La importancia histórica de la hacienda Petcanché radica en el hecho de que la capilla del lugar albergó durante varios años los despojos mortales de dos de nuestros más ilustres obispos. Dres. Don Leandro Rodríguez de la Gala y Don Crescencio Carrillo y Ancona, los que debido a la expresa prohibición que las leyes de Reforma señalaban en materia de cementerios, no habría sido posible sepultar en la cripta de los obispos de la Catedral, como era costumbre para los ministros de la iglesia yucateca con esa alta investidura en el culto católico.

Los últimos terrenos de la finca Petcanché se fueron vendiendo poco a poco hasta quedar únicamente el predio donde hoy se encuentra la casa principal.

http://www.haciendapetcanche.com

Ubicación