Gobierno del Estado de Yucatán
Inicio » Yucatán » Haciendas »
Nuestra Señora de la Soledad Pebá
Municipio: Abalá

La hacienda Pebá pertenece al municipio de Abalá. Ubicada en una desviación de la carretera Mérida-Campeche, vía ruinas, aproximadamente a 18 kilómetros del pueblo de Umán.

Pebá surge como estancia en tiempos de la colonia, posteriormente se transforma en hacienda maicero - ganadera. De esta etapa tenemos noticia de su arquitectura en 1825, bajo el nombre de Nuestra Señora de la Soledad de Pebá.

Del presente siglo existe registro desde 1943 cuando era del señor Jorge Maria Rivero Solís y la señora María del Carmen Trava, quienes la dejan en herencia a sus hijos Adolfo y Miguel Rivero Trava. éstos en el mismo año, la venden al señor Jorge Goff que a su vez la vende, siendo su actual propietario el señor Alfonso Martín. Funcionó como hacienda henequenera hasta la mitad de los años 80’s.

El conjunto está compuesto por la casa principal, capilla y corrales de origen colonial, punto de partida para la disposición en línea de los edificios propios del período henequenero como la desfibradora, dos bodegas y la casa del administrador. Ubicados todos frente a una explanada que conduce a los planteles del henequén. Este conjunto de edificios mantienen, aún actualmente, contexto físico - espacial más parecido a la hacienda ganadera que a la henequenera.

La casa principal, aún cuando sufre adaptaciones del período henequenero, esta casa se identifica con el lenguaje propio de la arquitectura colonial por su sencilla volumetría, por el recurso de la arcada impar de medio punto en el corredor frontal, y por la ausencia de elementos decorativos. Otro signo a destacar de la presencia colonial en Pebá, es la permanencia de la capilla integrada a la casa, aunque con un tratamiento formal independiente que la distingue de la primera a través de elementos como su propia escalinata de acceso frontal, su pequeño atrio, su sencilla portada y el campanario.

En la casa de máquinas, sus dos áreas internas principales, el cuarto de máquinas con parte de las bodegas y la desfibradora, se diferencia claramente en el exterior. El primer caso es un volumen horizontal de gran sencillez donde vanos de puertas y cornisa es todo lo que puede apreciarse. La imagen del área de la desfibradora, por el contrario, fue uno de los mejores resultados de la arquitectura industrial henequenera edificada con estructura de madera y lámina. Se logra un gran equilibro entre forma y materiales con los arcos trilobulados apoyados sobre columnas muy esbeltas en madera, todo cobijado con finas láminas en pendiente con diferentes niveles.

Ubicación