Gobierno del Estado de Yucatán
Inicio » Yucatán » Arqueología »
Ek Balam

"Jaguar negro u oscuro"

Municipio: Temozón

Ek Balam, poseedor de majestuosas construcciones ocultas entre grandes árboles, es un sitio diferente a todos los del área maya y no se parece a ningún otro sitio arqueológico conocido.

Su historia comienza aproximadamente desde el año 300 a.C., hasta la llegada de los españoles. Fue capital del imperio de Tah, al que rendían tributo los pueblos de la zona oriente del Estado, incluyendo parte de la costa, como lo prueban ofrendas de conchas que han sido encontradas. Abarcó unos 12 km2, que incluía un espacio central sagrado de poco más de 1 km2 donde residía la élite, protegido y delimitado por 3 murallas. Estas tenían 5 entradas, donde desembocaban igual número de caminos prehispánicos o sacbés (sak bé oob).

Fue una capital con gran riqueza, con una población de 12 a 18 mil habitantes en su núcleo principal. Se dice que fue fundada por un señor llamado Ek’ Balam o Coch Cal Balam, quien llego desde el Oriente y gobernó los primeros 40 años.

Posee 45 estructuras y está rodeada por dos murallas concéntricas de piedra, y otra más que une a los edificios centrales. Estas murallas tuvieron fines defensivos y para el control del acceso. Tiene un juego de pelota y un arco muy hermoso donde desembocaba un sacbé (camino sagrado), que en épocas antiguas conectaba a los reinos mayas; también hay estelas y las llamadas serpientes jeroglíficas, monumentos bellamente labrados en bloques de piedra. Las estructuras tienen varios estilos arquitectónicos, pero hay detalles que las hacen únicas, como imágenes con alas que semejan ángeles.

Se han encontrado numerosos mascarones, frisos y estatuas pétreas con alusiones al jaguar y a grandes personajes de la ciudad, principalmente efigies de sus gobernantes, lo que nos muestra que se trató de una ciudad que estuvo al margen del culto a Kukulkán.

El sitio principal ha sido llamado la Acrópolis el cual es una elevación muy fortificada, y con sus 160 metros de largo por casi 70 de ancho y 31 de altura, se cataloga entre los edificios más grandes de Yucatán. Tiene numerosas etapas constructivas sobrepuestas, en las que hay gran cantidad de cuartos abovedados, en diferentes niveles y comunicados por pasadizos. Debajo de las azoteas cubiertas con paja que protegen la fachada, podemos apreciar el detalle intrincado del arte y del simbolismo, incorporados en esculturas que adornan este templo son una maravilla artística.

El hallazgo de una tumba con una rica ofrenda en su interior, del gran gobernante Ukit Kan Lek Tok, convierte dicha estructura en la más importante del sitio. En este lugar se encontró el único glifo emblema existente hasta la fecha en el norte del Estado, en el que se menciona el nombre de dicho gobernante. Entre sus ofrendas se encontraban conchas de caracoles marinos, pectorales, concha nácar, objetos de jade, cuentas, algunas representaciones de rostros, fragmentos de orejeras y collares. También fueron localizadas representaciones de peces y camarones en conchas, más de 25 vasijas y fémur de venado con inscripciones, el cual se supone sirvió como centro.

Ek Balam se localiza a 26 km. al norte de Valladolid y a 186 km. al oriente de Mérida, por la carretera a Cancún. Como un atractivo adicional se encuentra el Cenote X-Canché, ubicado a 1.5 km. de esta zona arqueológica. Cuenta con infraestructura para practicar rappel y tirolesa, con servicio de renta de bicicletas, kayaks, cabañas, comedor y áreas de descanso.

Ubicación