Mérida, Yucatán, 25 de septiembre de 2018
Inicio » Sala de prensa »
Mensaje del Gobernador Rolando Zapata Bello con motivo de los resultados de las elecciones del 1 de julio de 2018

Lunes, 9 de julio de 2018

Mérida, Yucatán, 9 de julio de 2018

Muy buenos días, compañeras y compañeros de los medios de comunicación. Agradezco a través de ustedes poder dirigirme a las ciudadanas y ciudadanos de Yucatán, a las familias que viven en nuestro estado.

Amigas y amigos, ayer domingo 8 de julio a nivel federal, aquí en nuestro querido Yucatán y en diversos estados de la República, se dio por concluido, en su parte principal, un ciclo fundamental para la democracia y funcionamiento legítimo de nuestras instituciones.

Me refiero al proceso que incluyó la votación en las urnas, el cómputo de los votos y la publicación de los resultados oficiales de la elección para Presidente de la República, nueve gubernaturas, la renovación de la Cámara de Diputados, el Senado, diversos congresos locales y miles de ayuntamientos en todo México.

Lo primero por lo que los mexicanos y los yucatecos podemos felicitarnos es tener, en casi la totalidad de los casos, resultados claros y aceptados por todas las partes. Ese es un primer logro del cual estar orgullosos. Un logro que demuestra que en México y en Yucatán los votos cuentan y se cuentan bien.

También es un logro tener los resultados electorales con la mejor paridad de género de la historia, lo que viene a ponernos en la ruta definitiva para cerrar diferencias inaceptables entre hombres y mujeres. Todo apunta a que el Senado de la República tendrá más mujeres que hombres.

Y en nuestro Congreso estatal habrá el número más alto de mujeres en la historia, casi a la par de los hombres. Lo mismo en los ayuntamientos de nuestro estado, donde habrá un número histórico de mujeres encabezándolos. Celebro profundamente esas conformaciones.

Digno de sentir también orgullo saber que Yucatán fue concebida como una entidad de enorme emoción y convicción democrática. En esta elección fuimos nuevamente el estado con mayor nivel de participación ciudadana en todo el país. Salir a votar, cumplir con ese fundamental deber ciudadano es algo que se ha convertido en parte de los valores que nos hacen y distinguen como yucatecos.

Felicidades a todas y todos quienes salieron y votaron en Yucatán el 1 de julio, ustedes hace que nuestra vibrante democracia sea la base de la paz, la armonía y la cultura cívica que brinda un presente a nuestra tierra y le augura un gran futuro.

El gran saldo de esta elección es el cambio. En el Gobierno de la República, la mayoría absoluta de los electores han votado, nuevamente, por la alternancia. Esta vez por una más profunda y significativa que en cualquier otra alternancia anterior que la joven democracia mexicana haya respaldado.

A diferencia de 2000 y 2012, esta vez la alternancia no es sólo de partidos, rostros o nombres, esta vez la alternancia es cuanto al proyecto de nación, el modelo de país, el modelo económico, social y político que los ciudadanos confiaron deberá seguirse a partir de ahora para tener un México a la altura de nuestras aspiraciones. La apuesta social y las expectativas generales son vastas y marcarán precedentes más allá del próximo gobierno.

El licenciado Andrés Manuel López Obrador tiene ya el cómputo que lo acredita como el triunfador contundente de las elecciones presidenciales, y su coalición es la que ocupa una mayoría amplia en el número de espacios en las dos cámaras del Poder Legislativo federal.

Él entendió con claridad el ánimo y la circunstancia nacional, y ahora, de manera legal y legítima, tiene el mandato para que México construya un modelo de desarrollo desde postulados distintos a la democracia liberal y de libre mercado que desde el centro y la centro-derecha se han impulsado desde hace más de una generación en México.

México iniciará el recorrido de una nueva ruta nacional. El país emprenderá sus esfuerzos de desarrollo desde las concepciones de una ideología, que desde hace 50 años, desde 1968, pedía su espacio y oportunidad de gobierno.

La democracia y sus ciudadanos han concedido esa oportunidad y giro estructural a tales valores ideológicos, actualizados a nuestros tiempos y moldeados a una visión de futuro esperanzadora que de manera democrática generó confianza en la mayoría contundente de los mexicanos.

Los yucatecos refrendamos el respeto al mandato de nuestro próximo presidente, licenciado Andrés Manuel López Obrador, reconocemos su perseverancia, tenacidad y convicción y le deseamos una gestión exitosa en la conducción del país. Siempre estaremos atentos y listos para contribuir y hacer nuestra parte en la construcción del México justo, con paz y oportunidades que todos queremos, sin distingo de ideologías o partidos.

En Yucatán también el cambio ha tocado a la puerta. El sistema político estatal por primera vez tiene visos de tripartidismo y de manera relevante aquí los yucatecos y las yucatecas de acuerdo con el cómputo oficial, votaron mayoritariamente por un cambio de partido y equipo de gobierno, para la conducción del desarrollo desde el Poder Ejecutivo del Gobierno del Estado.

En ese sentido, como titular del Poder Ejecutivo y una vez que la autoridad electoral autónoma y ciudadana ha realizado los cómputos oficiales y otorgado la constancia respectiva, reconozco los resultados dados a conocer en favor del licenciado Mauricio Vila Dosal en las elecciones para Gobernador del Estado y me comprometo a ser garante absoluto de que la voluntad popular libremente expresada, sea respetada, hasta la conclusión plena del proceso electoral.

Informo a ustedes que el día de ayer, por la tarde, hablé telefónicamente con el licenciado Vila Dosal para felicitarlo con el mejor espíritu democrático, institucional y personal. Con el licenciado Mauricio Vila me correspondió coincidir en el servicio público durante la segunda parte de mi mandato, y por lo tanto reconozco en su persona las características que permitieron una relación Estado–Ayuntamiento respetuosa e institucional que se tradujo en resultados fructíferos para la gran ciudad de Mérida y todos los meridanos.

De acuerdo con los tiempos que establece el marco normativo electoral y administrativo, en su momento realizaremos los contactos y trabajos necesarios a fin de llevar a cabo una transición de igual manera respetuosa e institucional, para que en Yucatán la tarea de gobierno no pierda su rumbo e impulso, porque eso es por lo que los yucatecos han votado en las pasadas elecciones.

De la misma manera, convoco a todos los integrantes de mi administración pública estatal a seguir trabajando con entrega, esmero y dedicación hasta el 30 de Septiembre, último día de nuestra gestión; en la confianza que el trabajo profesional que da resultados siempre nos llenará de orgullo, dignidad y abrirá nuevas oportunidades de servicio y de tranquilidad para todas nuestras familias.

Ahora, permítanme una expresión muy personal porque hoy le hablo a mi pueblo y lo hago con la honestidad y la emoción a la que siempre mi pueblo me convoca. Mi sentido de responsabilidad pública y de honestidad intelectual, me motiva hoy a ratificar ante todas las yucatecas y yucatecos un elemento esencial de mi credo político personal:

Yo estoy convencido que los ciudadanos jamás se equivocan cuando emiten su voto, porque la ciudadanía siempre sale a votar para expresar sus sentimientos, su confianza, su esperanza, su optimismo y deseo de que el mañana sea mejor que el presente, y ese conjunto de sentimientos son los que construyen las mayorías en una elección.

No, la ciudadanía nunca se equivoca, es la historia la que determina si quienes recibimos en su momento el apoyo ciudadano siendo candidatos, estuvimos después a la altura como gobernantes. Sólo entonces los ciudadanos pueden ellos solos, en la intimidad de su reflexión personal, realizar su escrutinio propio y emitir su juicio final sobre lo certero o erróneo de aquel voto que emitió.

Por eso, yo espero que al concluir mi mandato, quienes votaron por mí, y quienes no lo hicieron hace seis años sientan que eligieron bien y le otorguen a mi Gobierno una buena calificación, porque eso significará que hoy Yucatán está bien.

Y espero también que dentro seis años la ciudadanía en general sienta lo mismo del próximo gobierno y más aún, le otorgue una mejor calificación que la que le otorga a mi propio Gobierno, porque eso significará que Yucatán estará en ese entonces mejor que lo que hoy está. Yo sólo deseo que a Yucatán siempre le vaya bien, porque es cierto, vamos bien, vamos muy bien.

A todos nos tocará cuidar y perfeccionar lo que tenemos, que es mucho y es muy valioso. Somos un estado seguro que genera empleo, que beca a sus estudiantes, que está transformando el campo, que hace obras de enorme magnitud, que es casa de la ciencia, tecnología, de la cultura, del deporte, que avanza más rápido que el resto del país, que es referente en lo positivo y que está llamado a grandes cosas.

Han sido cinco años y nueve meses de trabajo de todos, que han dado frutos claros que ahora les tocará a otros mejorar, precisar, acelerar y hacer más amplios. Confío que el estado contará con aliados nacionales que estén ahí en los momentos clave para Yucatán tal y como a lo largo de estos años el Presidente Enrique Peña Nieto ha estado con nosotros, con todos los yucatecos, sin distingos de partidos o ideología, siempre brindando su apoyo con amistad, con compromiso y solidaridad con nuestra patria chica. Por ello mi gratitud, respeto y lealtad perenne al Presidente Enrique Peña Nieto.

Señoras y señores. El cambio toca a la puerta a nivel nacional, con rutas y principios nuevos que deberán probar estar a la altura de la historia y deseamos que así sea. En Yucatán es mucho lo que hay que preservar y es clara la mayoría que está dispuesta a proteger y engrandecer lo que tenemos sobre las bases del diálogo, el trabajo generoso y la discusión inteligente, para que, sobre los cimientos que tanto trabajo y sacrificio han costado, capitalicemos y alcancemos nuevas oportunidades.

Son tiempos para el optimismo sensato, por eso los convoco a todos, a todo el puedo de Yucatán, lo convoco nuevamente, como siempre lo ha hecho a la unidad, al trabajo y al respeto.

Por mi parte en la recta conclusiva de mi mandato reitero el compromiso que expresé el mismo día en mi toma de protesta, para cumplirlo hasta el último día de mi mandato, cito, "Gobernaré brindándole certeza a quien tenga dudas, construyendo armonía donde haya conflictos, pero sobre todo, dándole esperanza a quien tenga desaliento", fin de la cita.

La sabiduría ciudadana se ha expresado, salgamos a dar lo mejor de nosotros, porque lo que mantendrá unido a este país y a este estado, siempre, siempre será entender que la confianza ciudadana es sagrada, y siempre habrá que cuidarla, respetarla y, sobre todo, jamás fallarle.

¡Que Viva Yucatán!, ¡Que viva México! Muchas gracias.