Mérida, Yucatán, 18 de agosto de 2018
Inicio » Sala de prensa »
Discurso: Entrega de medallas, estímulos y reconocimientos a maestras y maestros por 30, 40 y 50 años al servicio de la educación

Miércoles, 16 de mayo de 2018

Discurso del Gobernador Rolando Zapata Bello durante la entrega de medallas, estímulos y reconocimientos a maestros por 30, 40 y 50 años al servicio de la educación

Mérida, Yucatán, 16 de mayo del 2018.- Muchas gracias, muy buenas tardes distinguidas maestras y maestros, amigas y amigos todos, me da un enorme gusto estar aquí con ustedes acompañándoles en este gran día.

Quiero saludar en nombre de todos ustedes a la profesora Teresa de Jesús Mezo Peniche, quien acaba de hacer uso de la palabra en nombre de todos quien hoy de manera muy merecida reciben estos reconocimientos.

De igual manera a las representantes de los poderes públicos en nuestro estado, muchas gracias Poderes Legislativo y Judicial, magistrada, a las y los diputados locales y federales presentes, les saludo con mucho afecto.

Saludar al maestro Delio Peniche Novelo, secretario de Educación, muchas gracias maestro. Me da mucho gusto saludar al maestro Javier Cordero Salazar, representante personal del maestro Juan Díaz de la Torre, presidente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, a los distinguidos líderes de las secciones 57 y 33 del propio Sindicato, muchas gracias.

A los representantes de los sindicatos locales, muchísimas gracias, distinguido profesor Wilberth Chi Góngora, delegado de la secretaría de Educación Pública del Estado. Y de manera muy fraterna reitero el saludo, el reconocimiento a todas y cada una, y a todos y cada uno de ustedes maestras, maestros.

Hoy al encontrarme con todos ustedes quienes reciben muy merecidos reconocimientos por 30, 40, 50 años de servicio y al significar todos ustedes una espléndida representación de todo el magisterio de Yucatán, me dirijo a ustedes por sexta ocasión en mi calidad de Gobernador, comparezco ante ustedes en esta gran ocasión, reitero lo hago por sexta ocasión, ya el próximo año ya no lo podré hacer porque ya no voy a ser Gobernador, este el último año en el que acudo.

Y he acudido puntualmente a cada entrega durante estos seis años, lo he hecho como lo hago hoy, con un enorme respeto y reconocimiento, pero de igual manera con gratitud. Yo quiero hoy significar un gran testimonio de gratitud, no únicamente en lo personal como Gobernador del Estado, sino un testimonio de gratitud en nombre de todo el pueblo de Yucatán.

Me ha tocado constatar a lo largo de mi amplia trayectoria en el servicio público, el gran papel que desempeña el maestro para la sociedad yucateca. En las comunidades rurales, en las zonas urbanas, en las colonias, en los fraccionamientos, en los municipios, en las comisarías, en las más apartadas, en las más pequeñas.

En todos lados sin excepción la presencia de una maestra, de un maestro con visión y con compromiso social marca la diferencia. Y en estos cinco años, que ya van para seis que he tenido el alto privilegio de gobernar el Estado de Yucatán, y he podido observar lo que representa la labor del magisterio para una entidad, para una sociedad como la yucateca, como la mexicana.

Por eso, reitero el enorme testimonio de gratitud para todas y para todos ustedes. No es casual, hace un momento la magistrada me preguntaba, precisamente cuando el secretario leía el fragmento de una poesía que yo declamé cuando estaba en el cuarto de primaria, con mi maestra Charito, me preguntaba la magistrada "¿dónde estudiaste?", le dije: estudié en la "Ignacio Zaragoza", ahí en la colonia Itzimná, la primaria. Y como todos los seres humanos tenemos enormes y gratos recuerdos de nuestras escuelas, de nuestras maestras y maestros.

Pero yo quiero traer aquí con ustedes algo que es importante para mí recordar. El año pasado, en el 2017, al iniciar el año 2017, en el mes de enero, ustedes recordarán que 2017 tuvo un inicio particularmente complejo en nuestro país.

Me tocaba presentar un Informe de Gobierno y precisamente tomé la decisión de no hacer un evento público, no hacer grandes campañas publicitarias, sino simple y sencillamente dirigirle un mensaje al pueblo de Yucatán y consideré que el lugar más propicio para hacerlo era precisamente mi escuela primaria, la "Ignacio Zaragoza".

Y por eso ustedes recordarán que mi informe de Gobierno del año pasado lo di desde la plaza cívica de la "Ignacio Zaragoza", porque yo considero que ante cualquier momento complejo, ante cualquier adversidad siempre hay que invocar los valores fundamentales del ser humano, esos valores fundamentales que aprendemos en nuestra escuela.

Porque yo recuerdo perfectamente cómo todos los lunes ahí en esa plaza cívica nos congregábamos todos los niños, con admiración a profesarle nuestro amor a nuestra patria, nuestros valores cívicos que nos enseñaron nuestros maestros, los valores de respeto, de tolerancia, de solidaridad, de amor por nuestra patria, ahí en la escuela es donde se enseñan, ahí es donde se aprende.

Y eso es algo que hoy convocamos todos los mexicanos, es algo que hoy nos hace dimensionar lo que representa la labor de una maestra y un maestro en la vida de sus alumnos. No únicamente durante el tiempo que están a su cargo en la escuela, sino durante toda la vida, el impacto de una maestra o de un maestro en la vida de sus alumnos es algo trascendente.

Por eso les digo con una gran emoción, lo que representa para mí, como yucateco, para mí como Gobernador, el hecho de que el día de ayer, precisamente, el Día del Maestro, 15 de mayo, ver un reportaje de un medio importante, sin duda, Noticieros Televisa, hacer un reportaje donde se señala con toda justicia que el magisterio de Yucatán es el mejor calificado del país, es algo que a mí me llena de orgullo.

Y es algo que a todas y todos ustedes les enaltece, y es algo que a todas y todos ustedes les debe llenar de satisfacción porque esas son las noticias que necesita nuestro pueblo en estos días. Necesita buenas noticias, necesita noticias para sentirse motivado, para sentirse optimista, porque es una realidad, amigas y amigos.

En el mundo que hoy nos toca vivir, en el todo el mundo y México, no es la excepción, en estos días, sin duda, en todo el mundo hay diversas tribulaciones, hay situaciones en todo el mundo y México no es la excepción, que hacen que los estados de ánimo de las sociedades se nublen, que hacen que el estado de ánimo de las sociedades prevalezca un estado de insatisfacción o un estado de inconformidad.

Y eso, eso no es bueno para las sociedades, por eso, todas las buenas noticias, las buenas noticias que puedan generar un buen estado de ánimo a la sociedad son muy positivas, y en ese sentido, quiero compartir con ustedes otra anécdota muy concreta, porque estamos hablando del mundo, estamos hablando de México, sí, pero estamos hablando también de Yucatán.

Hace unos días, una noche, estaba viendo un programa de esos de análisis que se hacen con especialistas en una mesa de análisis, y analizando diferentes aspectos tocaban un dato positivo de Yucatán, y uno de los analistas era el anterior presidente del IFE, este licenciado, Ugalde, decía "oye sí, está muy bien el dato de Yucatán" y dice "oye, y ¿qué es lo que pasa en Yucatán, qué es lo que pasa en Yucatán que sólo recibimos noticias positivas de Yucatán, oímos que el turismo está a la alza, que la economía va creciendo, que la pobreza va disminuyendo, que es el estado más seguro de México, que están haciendo innovación, que están en una política de protección al medio ambiente, bueno; cuando recibimos muchas noticias negativas, en Yucatán puras noticias positivas oímos de Yucatán".

Eso lo estaban analizando ahí en el ámbito nacional y a mí me hubiera dado muchísimo gusto tener la oportunidad de meterme en la televisión y de poder, simplemente decir algo, "¿Qué es lo que sucede en Yucatán?, lo que sucede es que cada quien está haciendo la parte que le corresponde y la está haciendo bien".

Las autoridades estamos haciendo nuestra parte, la sociedad está haciendo su parte y en el contexto de esta importante ocasión, lo digo y lo digo con una enorme satisfacción, las maestras y los maestros están cumpliendo cabalmente con su responsabilidad. Muchas gracias maestras, muchas gracias maestros.

Y, para mí es muy importante decírselos, subrayarlo y hacer esa referencia porque una cosa es cómo nos vemos nosotros, cómo vemos hoy nuestra realidad, pero otra cosa, muy diferente, es cómo nos ven en otras latitudes, y es importante, amigas y amigos, que estemos consciente que hoy Yucatán es visto, en el ámbito nacional y aún en el ámbito internacional, como un referente, como un referente de desarrollo, como un referente de igualdad de oportunidades, como un referente en las cosas que se deben de hacer para hacer que las sociedades crezcan y se desarrollen.

Y en ese contexto reitero, para poder aspirar a un Yucatán, a un México que crezca, que se desarrolla en toda su potencialidad, como lo expresé desde el mismo día de mi toma de protesta, el 1 de octubre de 2012 ante el honorable Congreso del Estado, y lo reitero hoy, a casi seis años de esta ocasión, la educación es la columna más sólida para sostener el desarrollo de toda sociedad.

Garanticemos que así sea, garanticemos que así sea en el presente, pero sobre todo que así continúe en el futuro. Yo, hoy como Gobernador del Estado, pero siempre como un yucateco agradecido con el magisterio, reconocido y respetuoso de la gran labor que realizan, les pido, les pido que siempre sean los guardianes del futuro de Yucatán, porque la realidad que vislumbra un niño o un joven pasa por la óptica de sus maestros.

La realidad que visualiza un niño en cualquier comunidad o en cualquier escuela, pasa por el tamiz de lo que ven los ojos y de lo que siente el corazón de una maestra o de un maestro. Les pido que siempre, que siempre en su labor y en su gran influencia en el ámbito en el que se encuentren, siempre sean sembradores de esperanza para que Yucatán y para que México siempre seamos cosechadores de grandezas.

Enhorabuena y muchas felicidades a todos por este gran día. Muchas gracias.