Gobierno del Estado de Yucatán
Inicio » Sala de prensa »
Discurso: Instalación del Consejo Estatal de Desarrollo de la Competitividad de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas

Jueves, 30 de noviembre de 2017

Discurso del Gobernador Rolando Zapata Bello en la instalación del Consejo Estatal de Desarrollo de la Competitividad de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas

Mérida, Yucatán, 30 de noviembre de 2017.- Muchas gracias por su presencia en Yucatán, en esta gira tan importante para nuestro estado y que, de igual manera, enmarca esta instalación del Consejo Estatal para la Competitividad de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas en el Estado de Yucatán que, si bien responde a una concepción normativa, de la misma manera, como suele acontecer con las leyes, ésta responde precisamente a una necesidad, a una demanda, a una realidad, con la necesidad de apoyo y participación de las micro, pequeñas y medianas empresas.

Y bueno, yo significaría, en primera instancia, el hecho de estar sentados en la mesa, en este Consejo que será el espacio de diálogo, que será el espacio de interacción; estar sentados en la mesa los representantes del sector empresarial, todas las empresas; por supuesto, los representantes del sector académico, también, es importante destacar la presencia de la Secretaría de Investigación, Innovación y Educación Superior.

Yucatán es un estado que ha escindido la educación superior de la educación básica y hemos conformado una instancia que vincula la educación superior con los procesos de innovación e investigación que se realizan en el estado, que tiene una íntima vinculación con los sectores productivos, para que esa última etapa de formación de capital humano esté muy actualizada en la vocación productiva del estado.

Por supuesto, el área de investigación, tenemos al Conacyt presente; el área académica, de la misma manera, la Universidad Anáhuac que, bueno, tiene una doble función: nosotros diríamos, por una parte, su gran papel académico, pero también es una institución que se ha caracterizado por su cultura emprendedora, por el apoyo que le brinda a los emprendedores y todo el ecosistema que se ha generado ahí, en la Universidad, para este propósito.

Lo mismo que el Instituto del Emprendedor que, bueno, de la misma manera, se generó en el estado de Yucatán para generar las políticas públicas en este sentido; (inaudible), por supuesto, esencial para el financiamiento, y bueno, las autoridades, en este caso, el Gobierno de la República en su más alto nivel, el Instituto del Emprendedor y todo lo que representa el andamiaje de instituciones federales y, en el propio caso, el estatal, la delegación estatal de la Secretaría de Economía.

En fin, todos quienes de una u otra manera participamos en este proceso de la actividad económica de nuestro estado; quiero significar y agradecer la presencia de don Marcos Celis, presidente del Tribunal Superior de Justicia, que ha estado, de igual manera, participando en la actividad, pero también que, desde la visión del Poder Judicial, hay una sensibilización importante de los procesos productivos que se están dando en nuestra entidad.

Y agradeciendo a todos su presencia, yo quisiera dimensionar y significar esta ocasión compartiendo con ustedes algunas reflexiones. Acabamos de instalar este Consejo y, sin duda, un Consejo que está llamado al diálogo, a la toma de decisiones, es una cosa seria; un Consejo tiene, bajo su responsabilidad, importantes tareas que no siempre se notan, no siempre se ven pero dan resultados, surten efectos, y este Consejo que estamos instalando hoy estamos seguros que no va a ser la excepción.

Y no lo va a ser porque el tema para el que se convoca y el objetivo para el que se constituye es un tema, como ya lo habíamos escuchado, mayúsculo para la economía y, en general, para el futuro de Yucatán y de todo el país. Todos lo sabemos y lo repetimos constantemente: el eje de la economía de todo México se sustenta en la micro, pequeñas y medianas empresas, y ese hecho tan preciso e inequívoco es con el que este Consejo habrá de trabajar.

Habrá de trabajar para darles a estas empresas y al ecosistema emprendedor, al que bien se refería el señor secretario, propuestas, políticas públicas y acciones que les permitan fortalecerse; habrá que apoyarlas en el acceso al financiamiento de capital con esos modelos tradicionales, pero también los modelos novedosos que van emergiendo, como bien lo expresaba el Instituto Nacional del Emprendedor, así como detectar todas las oportunidades que pudieran hacer suyas esas empresas.

Porque si el mayor porcentaje de nuestro Producto Interno Bruto se genera en ellas, justo es que trabajemos las entidades estatales, haciendo eco a la convocatoria del Gobierno federal junto con las instancias educativas, la iniciativa privada, las de investigación y todas las autoridades para su fortalecimiento, y su fortalecimiento es precisamente lo que permitirá a la vez su competitividad.

¿Cómo hacer cada vez más con lo que tenemos y cómo hacerlo mejor? ¿Cómo incrementar el número de productos o servicios que puede producir un trabajador? En fin, todas esas son preguntas que empresarios y emprendedores se hacen cada día, que nos lleva a hablar de los tres elementos que están estrechamente interrelacionados y que son capacitación, productividad y competitividad.

Eso se traduce en "debo saberlo hacer", "debo hacerlo bien" y "debo usar los recursos en forma óptima", y como resultado de lo anterior, "debo hacer que mi producto o servicio tenga la preferencia del cliente"; allí, en esos pasos, están incluidas la capacitación, saberlo hacer; la productividad, usar los recursos en forma óptima, y la competitividad, obtener la preferencia del cliente.

Sin embargo, esos tres pasos se dicen muy fáciles, pero representan un enorme reto cotidiano para el empresario, para sus trabajadores, un reto que juntos, haciendo cada quien la parte que le corresponde, nosotros, yo en mi caso, que ando anunciándolo como autoridad estatal, y todas las autoridades haciendo la parte que les corresponde, es un reto que podemos vencer.

Por una parte, esos tres aspectos de gran prioridad requieren de una ley, legislación y reglamentación con la que ya contamos; eso es un gran resultado, un gran avance. Como resultado de las reglamentaciones establecidas para alcanzar la competitividad, es que hoy nos encontramos aquí para instalar el Consejo Estatal.

Yo deseo a todos los integrantes el mayor de los éxitos en la encomienda y sumo el compromiso de mi Gobierno, como vemos testimonialmente el gran compromiso de nuestro Gobierno federal con la presencia del secretario, y seguramente tendrá el mayor de los éxitos, un éxito que tendrá una gran trascendencia, porque en la medida que velen por los intereses de las micro, pequeñas y medianas empresas, en esa medida estaremos velando por los intereses de México, de sus trabajadores y, por supuesto, de los empresarios.

Crear las condiciones para que las empresas puedan triunfar y expandirse, es una necesidad de toda nuestra sociedad y es un camino en el que Yucatán está avanzando. Fíjense: en 2009, se tenía registro en el estado de 85 mil 521 unidades económicas; de éstas, el 95 por ciento contaba con menos de 10 trabajadores y cinco por ciento contaba con más de 10 trabajadores.

El cambio hacia 2017, es decir, menos de una década, ha sido muy importante, porque hoy ya existen 116 mil unidades económicas en Yucatán, un crecimiento superior al 35 por ciento respecto a las existentes en 2009 y, a la vez, ya son cerca del siete por ciento de las empresas las que cuentan con más de 10 empleados, mientras que el 93 cuentan con menos de 10; esto significa que más de dos mil 500 empresas transitaron de ser micro a ser pequeñas empresas.

A la vez, mientras que en 2009 teníamos menos de 650 empresas medianas, hoy contamos con más de mil en el territorio yucateco y esos, sin duda, son resultados que nos hablan de un ecosistema que propicia la inversión y que permite que las micro empresas transiten a ser pequeñas, y las pequeñas pasen a ser medianas.

Sin embargo, dado que son múltiples las áreas sustantivas para alcanzar la competitividad, habrá que trabajar muy fuerte en los aspectos no sólo económicos, sino también en los sociales y comerciales, habrá que trabajar en la innovación, eso es fundamental, en la tecnología y en la creatividad.

Y para incentivar las ideas de emprendimiento, en Yucatán contamos ya con un Hub de emprendedores, contamos con fondos como el Mayan Capital Fund para financiar proyectos de emprendimiento, y con proyectos que han sido reconocidos a nivel nacional e internacional.

El propio Fondo Yucatán para la innovación, de la misma manera, son aspectos innovadores que de alguna manera, como bien decía el director del Instituto del Emprendedor, se van generando para buscar nuevas alternativas de financiamiento, porque además de ser tierra de grandes ideas y talentos, debemos saber cosecharlos y aprovecharlos, brindándoles las condiciones para madurar y expandirse.

Sólo así, con capacitación, más productividad, llegaremos a la competitividad y, para ello, este Consejo puede tener la seguridad de que cuenta con todo el apoyo de mi administración para que así, bajo un mismo espíritu de colaboración y trabajo conjunto, siguiendo las directrices de las políticas públicas federales en la materia de nuestro Gobierno de la República, hagamos más fuerte a Yucatán y a México.

Muchas gracias, muchas felicidades y, ante todo, muchas gracias por su compromiso y su apoyo para el desarrollo de Yucatán. Gracias.