Gobierno del Estado de Yucatán
Inicio » Sala de prensa »
Discurso: 63 Consejo Estatal Ordinario de la Federación de Trabajadores del Estado de Yucatán, CTM

Domingo, 23 de julio de 2017

Discurso del Gobernador Rolando Zapata Bello en el 63 Consejo Estatal Ordinario de la Federación de Trabajadores del Estado de Yucatán, CTM

Mérida, Yucatán, 23 de julio de 2017

Está aquí el representante personal de un gran amigo de Yucatán, don Carlos Aceves del Olmo, muchas gracias Gerardo, muchas gracias por tu presencia, muchas gracias por tu mensaje. Llévale ese saludo fraterno a don Carlos de los trabajadores de Yucatán y de todos los yucatecos, dile que lo apreciamos y lo queremos mucho.

Muchas gracias a las y los integrantes del Comité Ejecutivo Nacional, que se encuentran aquí presentes, muchísimas gracias. Muchas gracias don Mario Tránsito Chan Chan, secretario General de la Federación de Trabajadores del Estado de Yucatán CTM; a los integrantes del Comité Estatal.

Muchas gracias a los representantes de federaciones de entidades hermanas que se encuentran aquí presentes, muchísimas gracias. Muchas gracias distinguida senadora. Muchas gracias diputados federales, muchas gracias por todo su apoyo y su respaldo por y para Yucatán.

Muchas gracias diputadas, diputados locales aquí presentes; representantes de organizaciones hermanas que se encuentran aquí presentes haciendo patente esa unidad que hay en la fuerza laboral de Yucatán. Muchas gracias a todos quienes han hecho posible esta importante asamblea, este importante Consejo Estatal Ordinario.

Y agradecer y saludar con una gran emoción, con un gran entusiasmo a todas y cada una de ustedes, a todos y cada uno de ustedes, compañeras y compañeros trabajadores. Pero antes que compañeras y compañeros, amigas y amigos, porque eso somos, somos hermanos de un mismo esfuerzo, de un mismo proyecto: lo que queremos es que a Yucatán le vaya bien, lo que queremos es que a México le vaya bien.

Vengo aquí, por quinta ocasión en mi calidad de Gobernador del Estado, porque me han dado el privilegio, me han permitido estar en muchas ocasiones antes, en diferentes responsabilidades que la actividad pública me ha brindado y seguramente después, que yo termine como Gobernador, como amigo también estaré aquí acompañándoles como uno más de ustedes, como un trabajador más de Yucatán.

Pero para mí es importante decirles hoy, porque lo comentaba hace un momento cuando conversaba con el compañero Gerardo y escuchaba la intervención, la lectura de los dictámenes y de las ponencias.

Para mí ha sido importante venir y estar aquí en estas asambleas, en este Consejo Estatal, no únicamente pensando en lo que es en sí el Consejo sino en lo que representa. Viéndolos aquí, al rostro a ustedes compañeras y compañeros no veo únicamente a dos mil trabajadoras y trabajadores de Yucatán, veo a la representación de la fuerza laboral de nuestro estado.

Veo representada los rostros de cientos de miles de trabajadores que a lo largo y a lo ancho de Yucatán, todos los días, ponen su mejor esfuerzo por trabajar, por llevar un ingreso y un bienestar a sus casas, sí, pero también para contribuir al engrandecimiento de nuestro estado.

Por eso, precisamente, agradezco el comentario que me hacía el compañero Gerardo hace un momento que estaba yo ahí sentado, y me decía "Gobernador has estado aquí los cinco Congresos, los cinco años" y le digo "sí". Y me dice "oye qué bueno, y te reconozco", me dijo "que no únicamente haz venido a inaugurar sino que te has quedado a escuchar las conclusiones del Congreso, las ponencias, los dictámenes y los informes".

Y saben qué, para mí eso es algo muy importante, escuchar; porque de escuchar esas ponencias que son resultado del sentir diario, del sentir cotidiano de la base trabajadora y que se convierten en expresiones muy claras en estos congresos, yo escucho el mandato de los trabajadores de Yucatán, yo escucho las demandas de los trabajadores de Yucatán, yo escucho las inquietudes y las aspiraciones de los trabajadores de Yucatán.

Y saben algo, no es nada más para escuchar sino también para hacer mi trabajo, porque un Gobernador está, precisamente, para convertir las aspiraciones y las inquietudes del pueblo en políticas públicas que atiendan esas demandas.

Y más me emocionó el recordar que, precisamente, hace cinco años en el primero de los congresos cuando escuchábamos el dictamen de la Comisión de Organización, se hacía un planteamiento muy claro en cuanto a la necesidad de ampliar y de establecer esquemas de capacitación para los trabajadores, porque es un derecho y porque era necesario hacerlo.

Y me da una gran emoción poder decir hoy, cinco años después, que producto de esa demanda que de igual manera era compartida por las organizaciones hermanas, nuestro Gobierno estableció un programa estatal sin antecedente o sin precedente alguno.

Nos sentamos con los empresarios y dijimos "a ver, es una obligación y es un derecho de los trabajadores recibir capacitación, capacitación de calidad, capacitación certificada que se certifique sus habilidades, sus aptitudes y dijimos y decían "bueno, eso es verdad pero de alguna manera tiene un costo".

Pues vámonos a la mitad e hicimos un programa donde los empresarios dan la mitad de la inversión, porque no le llamamos costo, y el Gobierno da la mitad, que es de esta inversión. Y saben qué, y saben qué, en estos cinco años, todavía la semana pasada, bueno ésta que hoy concluye, tuvimos un encuentro ahí, precisamente, para sacar un poco cuentas y llevamos más de 62 mil compañeras y compañeros debidamente capacitados en estos años.

Aquí no les puedo decir si es mucho o es poco, porque no había un antecedente o un precedente que nos permitiera comparar, eso un programa que se ha hecho y que yo quiero decirles que llegó y deberá quedarse porque las compañeras y los compañeros merecen su capacitación.

Pero también, también he escuchado con toda claridad desde el principio de mi administración como la gran demanda existente la preservación de la planta laboral, la generación de nuevos empleos, de más empleos. Porque es lógico, compañeras y compañeros, quien tiene un empleo formal, un empleo digno, por supuesto que tiene la preocupación de que ese empleo por algún motivo pudiera perderse.

Y también es importante que en nuestra sociedad se generen los empleos nuevos que permitan que nuestros hijos, que nuestros familiares consigan un empleo digno, vaya, que nuestra sociedad siga creciendo.

Pero eso nos ha permitido trabajar juntos y generar las condiciones para que hoy podamos decir que de la misma manera en estos, poco menos de cinco años de Gobierno, se han generado en Yucatán más de 60 mil nuevos empleos registrados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social y aquí está el delegado que lo puede constatar; más de 60 mil, compañeras y compañeros.

Y ahí, yo les pregunto, y ahí sí vale la pena preguntarnos, bueno y esos 60 mil empleos, nuevos empleos, formales, ¿son muchos o son pocos? Les voy a dar un dato: en los 11 años anteriores a nuestro Gobierno, se generaron 52 mil nuevos empleos, y ahora, en poco menos de cinco años ya llevamos 60 mil y les puedo garantizar que vamos a terminar con muchos más, compañeros.

Pero eso no es producto de la casualidad, eso es producto del trabajo conjunto y que cada quien haga la parte que le corresponda. Para que se generen los empleos es indispensable que haya crecimiento económico y nuestra economía aquí en Yucatán está creciendo al doble de lo que crece la economía nacional.

Es necesario que existan las condiciones de seguridad, en infraestructura, en educación, en salud, en bienestar y seguridad social, y todas esas condiciones son tarea del Gobierno y nosotros nos hemos empeñado en hacer la parte que nos corresponde. Y aquí les quiero decir algo y es de justicia reconocerlo, en Yucatán hemos contado con el gran apoyo de Enrique Peña Nieto, el Presidente de la República, que nos ha apoyado, nos ha permitido hacer obras, nos ha permitido hacer programas y apoyar a la gente.

Y en ese contexto, ese crecimiento económico ha permitido también que la familia crezca. Hoy me da mucho gusto ver aquí a los compañeros del Sindicato de la Cervecería Yucateca, aquí presentes. De verdad es emocionantes para todos, y díganme ustedes si no es cierto, emocionante ver aquí a un sindicato y lo que representa.

Aquí lo decía don Luis hace un momento, la Cervecería y los Envases Universales están ya en la consolidación de 600 empleos directos y uno podría decir, como alguien me preguntó, "qué bueno que ya se estableció la Cervecería, que está funcionando, pero bueno, ya están trabajando los que tenían que trabajar, yo no voy a trabajar allá, ni alguno de mis familiares, ¿y a mí en qué me beneficia?".

Escuchamos también que además de los empleos directos, serán más de seis mil empleos indirectos, esa cadena de proveeduría de bienes y servicios de muchas empresas, como en las que ustedes y sus familiares trabajan, que al brindarle un servicio o brindarle un bien a la gran Cervecería, entonces también se fortalece, tiene necesidad de ampliarse y genera economía para el estado, y entonces también genera nuevos empleos.

Esa es la lógica de la economía, por eso nos sentimos contentos y satisfechos, por eso Yucatán está creciendo, por eso escuchémoslo bien, Yucatán es hoy el primer lugar nacional en crecimiento de todo el sector industrial. De 32 entidades federativas, creciendo a doble a dígito, somos el primer lugar y eso es gracias a ustedes, compañeros.

Porque si bien es de reconocerse todas las condiciones que permiten el crecimiento, la apuesta y la inversión de los empresarios, a quienes puntualmente les hemos agradecido, también es importante reconocer y lo hago hoy aquí, en nombre del pueblo de Yucatán, agradecerles a ustedes, compañeras y compañeros, porque gracias a la paz laboral, a la armonía social que existe en nuestro estado, tenemos una condición fundamental que hace que muchos ojos de todo México y muchos ojos de todo el mundo hoy esté mirando a Yucatán como un espacio seguro y propicio para invertir, y eso es lo que nos hace fuertes.

Por eso trabajamos juntos, por el respeto a los derechos laborales, a incrementar la productividad, para que Yucatán sea más competitivo. Y todos esos elementos que nos permiten hoy mirar el futuro con optimismo, por mucho no es producto de la casualidad, sino del gran pacto social que hemos establecido y que nos ha permitido que cada quien haga la parte que le corresponde.

Los factores de la producción y os empresarios, la fuerza laboral, los trabajadores, las autoridades, las instituciones educativas y de investigación, las organizaciones sociales, que todos poniéndonos a trabajar en un mismo rumbo y propósito, eso es lo que nos hace hoy poder decir que vamos por el camino correcto. Los números, los indicadores nos lo señalan, pero lo más importante es lo que estamos viviendo todos en esta dinámica de crecimiento.

Hace cinco años, cuando tuve la primera la oportunidad de venir y comparecer y compartir ante ustedes en este gran espacio, juntos dijimos lo que íbamos a hacer con una prospectiva de futuro. Hoy, podemos decir lo que ya hemos hecho y los que estamos haciendo, los resultados que juntos le estamos dando a la sociedad que espera mucho de nosotros. Pero también, miramos hacia el pasado, hacia el presente, pero también es fundamental que miremos hacia el futuro.

Por eso hoy, con esa confianza y fraternidad que ustedes siempre me han dispensado y que yo les agradezco y les reconozco enormemente, por eso hoy los convoco a que mantengamos el buen rumbo que hoy estamos viviendo en Yucatán. Porque ese rumbo, no es producto de la casualidad, es producto de un esfuerzo conjunto donde cada quien ha hecho la parte que les corresponde.

Hoy les convoco a que defendamos ese rumbo de nuestro Yucatán, a que defendamos ese rumbo y hagamos el primer lugar con unidad, porque unidos somos fuertes, pero también hagámoslo con fuerza, háganlo con la fuerza moral que les da a ustedes ser precisamente la vanguardia de nuestro desarrollo con la fuerza de su trabajo y su esfuerzo diario que despliegan a lo largo y a lo ancho de todo nuestro estado.

Háganlo con la fuerza política que les da el ser una sólida organización que mucho ha hecho por México y que nunca debemos olvidarlos y que mucho ha hecho por nuestro Yucatán. Y digo defendamos el rumbo de Yucatán, no porque pensemos que se va a desviar, pero tampoco pensemos que un buen rumbo de un estado, de una sociedad se mantiene nada más así como en piloto automático; un buen rumbo de una sociedad siempre tiene frente así riesgos latentes en lo económico, en lo político y en los social.

Por eso hoy los convoco a que juntos mantengamos el rumbo, defendamos el rumbo, tengamos siempre la guardia en alto, luchando por lo que nos une y por lo que nos identifica, que es Yucatán y México. Muchas gracias compañeros. Vámonos de frente a echarle muchas ganas por Yucatán y por México.