Gobierno del Estado de Yucatán
Inicio » Sala de prensa »
Discurso: En la toma de protesta al Consejo Directivo 2017-2018 de la Canacintra, delegación Yucatán

Viernes, 10 de marzo de 2017

Discurso pronunciado por el Gobernador, Rolando Zapata Bello, en la toma de protesta al Consejo Directivo 2017-2018 de la Canacintra, delegación Yucatán

Mérida, Yucatán, 10 de marzo de 2017.- Muchas gracias, muy buenas tardes tengan todas, todos ustedes. Muchas gracias, licenciado Mario Lozoya Díaz, agradecerle su presencia, sus palabras, un saludo al señ presidente de la Canacintra nacional.

Quiero saludar y agradecer al contador público Mario Can Marín y a todos los integrantes del Consejo Directivo anterior todo el apoyo, todo el trabajo coordinado que realizamos durante este tiempo, en su administración, y reconocer ese esfuerzo y ese compromiso con Yucatán. Muchas gracias, Mario y muchas gracias a su familia, que le permitió el tiempo, y muchas gracias a todos los integrantes de su Comité Directivo.

De manera particular, saludo al licenciado Juan Manuel Ponce Díaz. Juan Manuel, agradecerte de la misma manera toda esa vinculación; a cada uno de los integrantes de su directiva, que acaba de rendir formal compromiso y protesta ante todos ustedes, ante esta gran familia industrial, y reiterar toda la disposición de mi Gobierno para trabajar hombro con hombro, para que mantengamos esta dinámica de crecimiento para nuestro estado.

Saludo a los representantes de los Poderes públicos de nuestro estado, Poder Legislativo, Poder Judicial; señ presidente municipal de la ciudad de Mérida; licenciado Gustavo Cisneros, del Consejo Coordinador Empresarial; representantes de cámaras empresariales hermanas aquí presentes, muchas gracias.

A los representantes de nuestras fuerzas armadas, reiteramos el enorme reconocimiento de todo el pueblo de Yucatán, muchas gracias por preservar esa seguridad que tanto, tanto valuamos todos los yucatecos; a los funcionarios; a los ex presidentes de la Canacintra que se encuentran aquí presentes, los saludo con mucho respeto; a todas y cada una de las personas que encabezan este evento, y a todos y cada uno de ustedes.

Miren ustedes, lo primero que les quiero agradecer es este ambiente de fraternidad, este ambiente de cordialidad, de fraternidad que no pasa desapercibido para mi persona; este ambiente de fraternidad que se da cuando se trabaja con convicción, cuando se trabaja con compromiso y también cuando se trabaja con armonía, y esto es algo que hemos encontrado siempre en esta gran familia industrial.

Yo sabía que llegaría este momento de venir a esta ocasión ante todos ustedes y son tantos los aspectos que hablan del pasado, del presente, del futuro de la industria de Yucatán, de nuestro momento que estamos viviendo, de nuestros retos, de nuestras tareas, de nuestras perspectivas, que les confieso que, durante toda la semana, al equipo que me ayuda a articular los mensajes y los discursos, les decía "oigan, no vayan a dejar de poner tal cosa; oye, no vaya a faltar tal señalamiento; oye, no vaya a faltar este dato".

Y la verdad es que me quedó un discurso nada más de 22 cuartillas, entonces yo dije "si lo leo, creo que los estómagos de todos los asistentes me lo van a reclamar", ¿verdad? Pero bueno, permítanme entonces compartir, porque además, muchas de las cosas que ahí se iban a expresar, aquí se han dicho y se han dicho muy bien, y permítanme entonces compartir algunas reflexiones que creo que de verdad son muy importantes.

En primer lugar, que los yucatecos nos sentimos muy orgullosos de nuestra gran familia industrial, nos sentimos orgullosos de lo que están haciendo ahorita, pero nos sentimos muy orgullosos de su historia, de su tradición.

Basta con ver este video, y saber reconocer y valorar esa industria de vanguardia que a mediados y finales del siglo XIX, inicios del siglo XX y buena parte del siglo XX, deslumbró a todo México y al mundo entero con la industria henequenera, fabricando maquinarias como no se hacía en otras partes del mundo.

Con nuestra industria alimenticia, nuestras fábricas e industrias de alimentos, nos sumamos a ese reconocimiento a Grupo Industrial Dondé, por supuesto, 1905 fue el año en que se creó y hoy, 112 años después, es un ejemplo de innovación, es un ejemplo de éxito y por eso nos sumamos a ese reconocimiento. Hoy nos sentimos muy orgullosos de que esté próxima a inaugurarse la Cervecería Yucateca, pero aquí en Yucatán se fundó precisamente la Cervecería a finales del siglo XIX.

Y todo eso no lo debemos pasar desapercibido los yucatecos, porque sólo para construir el futuro, debemos estar siempre muy conscientes de nuestro origen, de nuestra historia y sentirnos muy orgullosos de ello. Por eso, hoy vengo a decirles que Yucatán se siente muy orgulloso de su tradición industrial, de sus familias que le han dado origen y solidez durante todos estos años, y que lo siguen haciendo todos estos días.

Por eso, precisamente, cuando iniciamos nuestra administración y convocamos a darle un nuevo rumbo a Yucatán en lo económico, hablamos de un proceso de reindustrialización. "¿Qué se entiende o qué entendemos por reindustrializar a Yucatán?", me preguntaba alguien después de mi primer Informe, cuando marcamos esa ruta, y simple y sencillamente expresé lo que mis amigas y mis amigos de la Canacintra, en múltiples diálogos y expresiones, me habían dicho: "devolverle a Yucatán las condiciones estructurales necesarias para ser competitivos en los mercados locales, nacionales y globales".

Un gran gobernante expresó en alguna ocasión que, para gobernar, no se necesita hacer ocurrencias o inventos; lo que se necesita para gobernar bien es hacer lo obvio y hacer lo obvio para devolverle la competitividad a la industria de Yucatán, fue lo que mis amigas y mis amigos de la Canacintra me fueron diciendo en diferentes reuniones, en diferentes espacios, antes de llegar a la gubernatura, después de la elección y al iniciar la administración, con claridad, con puntualidad.

Pero no sólo me dijeron "Rolando, esto es lo que le toca hacer a tu Gobierno"; también me dijeron "estamos dispuestos a hacer nuestra parte para desarrollar plenamente a nuestra industria". Ese es, como lo queramos ver, el pasado; de esos momentos a hoy, amigas y amigos, han pasado cuatro años y medio.

Y recuerdo perfectamente que también allí –y por eso hablo también de la fraternidad–, con franqueza, allí en el Salón de Presidentes, en una reunión de trabajo, me decían "oye, Rolando, pero igual cuando vayamos a ver cómo vamos, no queremos rollos ni nada, sino realmente indicadores que nos digan cómo vamos avanzando", me lo dijeron allí, precisamente, un ex presidente de la Canacintra.

Y bueno, yo nada más quisiera remarcar tres datos: en octubre de 2012, al iniciar nuestra administración, el Indicador Trimestral de la Actividad Industrial reflejaba un estancamiento. Sin duda, los 12 primeros años de este siglo XXI habían marcado una serie de circunstancias que habían limitado por mucho las condiciones de competitividad para nuestras industrias.

Estamos hablando de octubre del 2012; el total de toda la actividad industrial había crecido ese año un tres por ciento, toda la actividad industrial por debajo de la media nacional y Yucatán se ubicaba en un modesto lugar 18 de las 32 entidades federativas.

Apenas antier, hace 48 horas, el mismo Indicador, exactamente el mismo, como bien lo expresaba el representante de la Canacintra hace un momento, expresaba que el crecimiento industrial acumulado en 2016, con el temor de ser redundante, el crecimiento de la industria yucateca en 2016, fue de un 8.6 por ciento. Ese resultado nos ubicó muy por encima de la media nacional y nos ubicó en el segundo lugar de crecimiento industrial a nivel nacional.

En cuatro años y medio, hemos pasado del lugar 18 al segundo lugar nacional y, de manera muy específica, en la industria manufacturera la realidad es aún más significativa, porque ustedes bien saben y aquí ya se ha expresado, que la industria manufacturera es la que se lleva el mayor volumen en el peso del sector industrial.

En ese mismo momento, en el acumulado de octubre del 2012, reflejó o reflejaba un retroceso de -3.7 por ciento, y Yucatán en el indicador de crecimiento de la industria manufacturera se ubicaba en el lugar 30 de las 32 entidades federativas y esa era la realidad que nos comprometimos corresponsablemente a transformar.

Hoy, cuatro años y medio después, podemos decir que Yucatán lleva 10 meses con un crecimiento en la industria manufacturera a doble dígito y Yucatán, hoy, es el primer lugar nacional en el crecimiento de la industria manufacturera. Del lugar 30 al primer lugar; nada más, pero tampoco nada menos, y lo señalo y lo significo porque esos resultados no son exclusivos de los esfuerzos del Gobierno, cada quien ha hecho la parte que le corresponde y cada quien ha sumado su esfuerzo y voluntad.

Esos datos son muy importantes pero, ¿sabes cuál es el que más me motiva en lo personal? El saber que esa dinámica y ese crecimiento económico, ha permitido que en estos cuatro años y medio se hayan generado en Yucatán más de 54 mil empleos. Como me preguntó una vez mi hija, en una frase que siempre recurro a ella, me decía "oye y eso, ¿es mucho o es poco?".

Durante los 11 años previos a nuestra administración, se generaron en Yucatán 52 mil empleos y en estos cuatro años, conjuntamente con la inversión de ustedes, con la apuesta de ustedes por Yucatán, con el compromiso de ustedes por Yucatán y las autoridades generando esas condiciones, más de 54 mil nuevas familias tienen un empleo formal, digno, para vivir en condiciones de bienestar.

Y soy un convencido de que, como lo dijo Juan Manuel hace un momento, la mejor política social es la generación de empleo, porque una persona que tiene un trabajo digno, decente y formal, con seguridad social, bien remunerado, es una persona que puede llevar bienestar a sus familias, y eso se logró.

Como bien me dijeron ustedes: "Rolando, tenemos que atraer inversión, tenemos que generar inversión". Se dice sencillo, pero ustedes mejor que nadie saben que es una tarea compleja, pero ustedes mejor que yo saben que la estamos haciendo. Ya se ha hablado de la proximidad del inicio de funciones formales de la Cervecería Yucateca de Grupo Modelo, más de siete mil millones de pesos de inversión e, inaugurándose, continuará con mil 500 millones de pesos más.

Envases Universales, que estará produciendo dos mil millones de latas para bebidas al año, dos mil millones de latas se estarán produciendo en Yucatán para el mundo; por supuesto, también somos líderes nacionales en cárnicos, gracias a inversiones muy fuertes como la de Kekén, Bachoco; la industria de productos plásticos Reyma.

O bien, Leoni, que fue una empresa que se anunció la inversión, una empresa alemana fundada en 1912, que ya está reclutando a su personal y que este año, en 2017, tendrá mil trabajadores fabricando arneses eléctricos para automóviles Mercedes Benz, BMW, las principales marcas del mundo. Mil empleos en 2017, para pasar a dos mil 600 en 2018 y una prospectiva de cinco mil en 2020.

Eso es lo que hoy está sucediendo en Yucatán y, ¿saben algo? Me siento muy motivado de que hoy podamos juntos compartir estos datos, porque esas inversiones se dieron no sólo por la labor del Gobierno, se dio también por el entorno que genera y que propicia el propio empresariado yucateco. Y también quiero decirles que me siento más orgulloso por las inversiones que muchas empresas yucatecas han realizado.

Por supuesto, en un repaso, tenemos que hablar del gran ejemplo de innovación, decía hace un rato, de grupo industrial Dondé, por eso me dio una gran satisfacción, creo que el año pasado, entregarles el premio a la innovación, porque es significativo que una empresa que tiene 112 años precisamente esté dando el gran ejemplo de que sólo se puede prevalecer en el mercado cuando se innova.

La investigación química en productos de limpieza con Proquimia, las presentaciones de carne de pollo con Crío, la calidad HD de las etiquetas Etisur, las gran inversión de Empaques Nova, la cadena agroindustrial con harinas Agromaiza, la pepita de calabaza de Cardín, el chile habanero de salsas La Anita, la apuesta por la industria 4.0 en la fabricación de Air Temp, la gran inversión en equipo e internacionalización de Espejos Millet, la industria de la construcción, la gran diversificación regional de Bepensa, Micsa, Metaltec, Marbol, grupo industrial Roche, en fin.

Yo les pido una disculpa porque me gustaría poder expresar de una en una todos los esfuerzos y todas las inversiones que han realizado las grandes empresas yucatecas, las medianas, pequeñas, pymes y hacer un repaso, pero la verdad es que serían muchas y nuevamente sus estómagos me lo reclamarían, y lo que tenemos que entender y a lo que tenemos que apostar es a esa confianza, a esa convicción que nos mueve hoy a mirar hacia el futuro.

Porque si ese presente del cual hoy estamos hablando nos pone en una dinámica de crecimiento, tenemos que significar muy bien cuáles son nuestros retos, y yo los significaría en tres. Uno, mantener esa dinámica de crecimiento económico; suena sencillo pero es complejo, pero claro que lo podemos hacer. Nos sentimos satisfechos cuando hoy decimos que nuestra industria está creciendo a casi nueve por ciento y la manufacturera a doble dígito, pero nos sentiremos mucho más si ese paso y ese ritmo lo logramos mantener en 17, 18 y más allá.

Un segundo gran reto es que ese crecimiento económico sea compatible con las condiciones de seguridad y de armonía que vivimos en Yucatán, que nuestro tejido social no se vea vulnerado por el crecimiento económico, sino al contrario, se vea fortalecido, y eso lo podemos hacer con el enorme compromiso social que tiene nuestro empresariado, de manera particular la Canacintra, con programas, con impulso, que fortalezca nuestra seguridad, la prevención del delito.

Y, por supuesto, que exista un debido proceso para que el crecimiento económico permee a las capas sociales, fundamentalmente las que más lo necesitan, a través de ese gran elemento generador de bienestar, como lo es el empleo. Y para mantener ese crecimiento económico, yo comparto con ustedes, como bien lo expresó Juan Manuel de manera muy puntual en las cuatro vertientes para avanzar en el desarrollo, las tareas que tenemos:

Vincular la formación del capital humano con la productividad, para eso tenemos hoy un gran Parque Científico Tecnológico a disposición de ustedes; la logística, sin duda, esencial; concluir la rehabilitación del ferrocarril y, en los próximos días, estaremos iniciando los trabajos para la construcción de un centro de operaciones ferroviarias ahí en Umán, poco antes de llegar a Mérida, para tener ahí el nodo de movilidad ferroviaria y de ahí también desprender un ramal del ferrocarril hacia la zona industrial de Hunucmá para fortalecer nuestras condiciones. En los próximos días, estaremos invitándoles a todos para iniciar los trabajos.

Por supuesto, continuar con la modernización del Puerto de Altura, para que tenga mayor calado y competitividad en Progreso; reactivar el aeropuerto de Chichén Itzá y darle también, además de la vocación turística, una vocación de carga; fortalecer nuestras carreteras, ese ha sido un tema que hemos platicado en muchas ocasiones.

Ese tramo carretero que hay de Yucatán hacia Coatzacoalcos y Puebla, hoy mismo veíamos que forma parte de un programa nacional que le reconocemos al Gobierno de la República, de ese corredor denominado Puebla-Progreso, precisamente para fortalecer la vía carretera, que yo sé que es una limitante importante en determinados tramos y que afecta la competitividad de nuestras empresas.

Y por supuesto, el gran tema de energía, lo expresó aquí Juan Manuel, y yo quiero decirles que el tema de la energía, tanto la eléctrica como el suministro suficiente y de calidad de gas natural, que de una u otra manera van vinculados en el mismo sentido, porque hoy la energía eléctrica en Yucatán se va generando fundamentalmente con combustóleo y, al ser más elevado el costo, se refleja también de alguna manera en las tarifas, es un tema que está en primerísimo lugar en la agenda de mi Gobierno, y vamos a seguir trabajando con el respaldo, con el apoyo del Gobierno de la República.

La integración de las cadenas globales, las redes y cadenas de proveeduría, todos esos aspectos que se han planteado, la apertura de nuevos mercados, todo eso, esa gran expresión de "yo consumo lo que se produce en Yucatán", sin duda, forma parte de una cultura que debemos de impulsar para fortalecer a nuestras empresas, a nuestras industrias, y concluyo diciéndoles un repaso muy rápido del presente, del pasado y del futuro.

Nos señala que es cierto, el inicio de este año 2017 ha significado muchos retos, ha significado en alguna forma incertidumbre. Hablar de una nueva etapa en la relación México-Estados Unidos, sin duda, es un gran tema pero, ¿saben algo? Yo hoy, fraternalmente, con la confianza que ustedes siempre me han brindado y la cual yo agradezco mucho, les convoco a que veamos el futuro con un optimismo sensato, con los pies en la tierra, conscientes de los riesgos, de los retos, que tenemos frente a nosotros, pero conscientes también de lo que juntos estamos haciendo y de lo que podemos hacer, no titubear y seguirnos de frente.

Yucatán lo merece. Lo podemos hacer con unidad, haciendo cada quien la parte que le corresponde y cumpliendo cada quien con la parte que nos corresponde, y también con mucha creatividad; por eso, Juan Manuel y a todo tu Consejo Directivo, les reitero el compromiso de mi Gobierno de que mantengamos esa estrecha vinculación para acompañarnos en ese afrontar juntos los riesgos pero, de igual manera, abordar juntos las oportunidades. Creo que lo podemos hacer y es el gran papel de esta Cámara.

Y quiero decirles que un ejemplo claro lo tuvimos –y lo digo testimonialmente– precisamente en esos días complicados de inicio de año y finales del pasado, donde escuchábamos los temas de la relación con Estados Unidos; tuvimos una reunión ahí en la Canacintra y decíamos "¿qué va a pasar, qué vamos a hacer?".

Ahí estuvo Alejandro, él pidió la palabra y dijo "pues vamos a organizarnos, vamos a consolidar carga, nosotros tenemos presencia en Centroamérica, Caribe, ¿qué otras empresas yucatecas pueden exportar? Vamos a consolidar cargas, vamos a abatir costos". El señ Dorantes decía "vamos a la Expo Guadalajara, porque hay muchos productos de acero, ferreteros acá, en Yucatán, que ahí se pueden exponer y nunca hemos ido", y así empezaron a surgir las ideas de ustedes.

Ustedes marcando el camino y ahí, nosotros como autoridades, diciéndoles "vamos juntos". Vamos juntos por ese futuro que nos permita hoy, amigas y amigos, con ese optimismo sensato de ver cómo nuestro Gobierno de la República nos está cumpliendo con obras de infraestructura esencial para la competitividad de nuestro estado.

Vamos juntos. Ya no hablar de la reindustrialización de Yucatán, porque ésta ya es una realidad; hablemos juntos de la industria yucateca del siglo XXI, que está llamada a ser un pilar para la economía y para el bienestar de nuestra tierra. Muchas gracias y muchas felicidades a todos.